7 sep. 2017

Conversaciones Frente al Espejo


Parte I

Cada vez que nos paramos frente a un espejo surgen un sin fin de conversaciones privadas... ¿Qué son las conversaciones privadas? Son esas conversaciones que sostenemos con nosotras mismas, que suceden en nuestra mente y rara vez exteriorizamos... Son conversaciones que hablan de lo que nosotras nos hablamos cuando estamos solas... Lejos del otro que me juzga...

Y esto es fundamental... El otro... Porque esas conversaciones surgen a partir de la relevancia que el otro tiene en nuestra vida, que nosotros le damos al otro y a lo que dice, diría o quizás no diga...

En definitiva, cuando nos paramos frente al espejo es cuando divagando sobre lo que otros dirán de nosotros, lo que parece tener más importancia que la opinión nuestra sobre nosotros mismos... ¿Cuáles son estas conversaciones? A continuación listo algunos ejemplos, que lejos está de ser taxativo y exhaustivo el compendio, no agota la infinidad de posibilidades de conversaciones...

  • Me encanta este pantalón... Pero no sé qué van a decir mis amigas cuando me vean con un pantalón blanco?
  • Me gustaría usar una camisa/musculosa/remera media ajustada... Pero tengo los brazos feos y algo de panza…                                                                                                 
  • Qué pasa si quedó ridícula con este conjunto?
  • No me marca lo suficiente o me marca mucho
  • Sólo se ven mis defectos...
  • Me hace mucha cadera, me hace ancha de espalda,  me hace piernas gordas...
  • Etc. Etc. Etc...

Lamentablemente nuestro peor crítico somos nosotras mismas, y el principal problema con estas conversaciones es que existen sólo en nuestras mentes... Y rara vez tienen una solución exitosa... Porque las críticas no son ni positivas ni negativas... Nos criticamos destructivamente....
El primer paso a hacer es reconocer que esas críticas no son de otros... Son nuestras, de nosotras a nosotras mismas, de vos hacia vos...acá el otro sólo cumple la función de depositario para no hacernos cargo de nuestra propia falta de amor propio.
No es poco lo que digo ni fácil de digerir, Pero el problema es que si no podernos reconocernos como autoras de esa mirada poco puede cambiar nuestro mundo de posibilidades.
Cuando le he preguntado a mujeres qué miran en el espejo cuando se ven (y cuando me lo he preguntado a mí misma) la mayoría hace referencia directa a aquella parte del cuerpo que no le gusta: cadera, busto, panza, piernas, cara, etc Etc etc... Cuando les vuelvo a preguntar qué ven más allá de eso, no existe respuesta... La mayoría queda en silencio...
Te invito a mirarte en el espejo y ver qué ves vos, en qué te enfocas...
¿Que miras cuando te miras?...
Y esto es crucial... Porque cuando puedo alejar la vista de aquello que no me gusta, que me gustaría cambiar o que quisiera modificar o sacar, aparece el silencio ... Y quienes se animan a atravesar el silencio han encontrado respuestas que se vuelven poderosas y empoderadoras de la mujer que somos...
Estos artículos que van a venir hablan de esto, de cómo nuestra autocrítica nos dinamita por dentro y cómo podemos empoderarnos para ser mujeres que veamos en el espejo mujeres bellas...
Alelí Ortiz
Psicóloga y Coach Ontológico
¿Qué agregar después de esto? Excelente, ¡¿verdad?! Y ahora, ¿qué levante la mano quién pasó como Mujer por alguna de estas situaciones que plantea Alelí? 
¡Nosotras sí! Y por eso las invitamos a que compartan en un comentario su opinión sobre el Tema.
Esperamos que les haya gustado, nos encontramos acá para compartir el próximo Capítulo juntas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario